Irma Flaquer: la periodista que alzó la voz en tiempos de dictadura

Una de las principales señales del deterioro de la democracia es cuando se comienza a perseguir a periodistas. Muchas personas han luchado por la libertad de expresión, entre ellas se encuentra Irma Flaquer. Recordar su historia es mantener viva su memoria y su lucha.
0 Compartidos
0
0
0

Un vehículo con los vidrios rotos por impactos de bala era la portada del 17 de octubre de 1980 en el diario El Gráfico. Era una noticia escalofriante. Una famosa periodista había sido secuestrada y su hijo había sido asesinado en la zona 3 capitalina. 

Se trataba de Irma Flaquer, psicóloga y periodista con una trayectoria de más de dos décadas escribiendo docenas de artículos en los diarios La Hora y La Nación. Aquella escena fue lo último que se supo de la columnista que siempre fue crítica con la dictadura militar de Romeo Lucas García. 

Flaquer nació el 5 de septiembre de 1938 en la Ciudad de Guatemala y despareció el 16 de octubre de 1980. 

Los tres atentados contra Irma 

Su columna “Lo que otros callan” fue su espacio para denunciar la corrupción de los gobiernos militares. Escribió sobre las masacres y abusos de poder en Guatemala aún sabiendo que hacerlo, era ponerse en la mira del ejército. Flaquer siempre fue una defensora del derecho a la libertad de expresión. 

La primera agresión de la que fue víctima por su trabajo como periodista fue cuando tenía 22 años, en 1960. En esa ocasión fue golpeada por tres mujeres. 

Volvió a estar cerca de la muerte en 1969 cuando una granada fue lanzada a su vehículo. La periodista June Carolyn Erlick, investigadora de la desaparición de Irma, relata que Flaquer estuvo por un año asistiendo al hospital, incluso casi perdió una mano y quedó sorda del oído derecho. 

En esa época Irma era la secretaria de prensa de Sara de Oz, primera dama y esposa del presidente de turno, Julio Cesar Montenegro. Para cerrar el hecho violento, Irma Flaquer decidió perdonar a los responsables del atentado y publicó la crónica del suceso en un libro que tituló: “A las 12:15, El Sol”.

Los años 80’s, son la época de mayor represión en Guatemala. Los registros históricos concentran más hechos violentos en esa época. Uno de esos hechos atroces fue la quema de la embajada de España en la que murieron campesinos que protestaban por los abusos del ejército y los terratenientes. Irma cubrió el hecho y lo reportó a medios extranjeros. 

Su activismo no se limitó al trabajo periodístico. Junto con algunos compañeros fundó un Comité pro-defensa de los Derechos Humanos, pero solo duró 6 meses, en julio de 1980 tuvo que cerrarlo por presiones del presidente Lucas García.  

El último cumpleaños  

La última agresión en contra de Irma Flaquer  la documentó la Comisión para el Esclarecimiento Histórico (CEH). 

El ex esposo de Irma, Fernando Valle, recibió una llamada del Ministro de Gobernación de la época, Donaldo Álvarez Ruiz, el 14 de octubre de 1980. El funcionario le advertía que Flaquer debía salir del país porque había intención de asesinarla y él no podía hacer nada. 

Irma Flaquer ya tenía boletos para ir a Managua, Nicaragua; pero eran para el 17 de octubre. Así que un día antes decidió ir a compartir el último almuerzo a la casa de su hijo, Fernando Valle Flaquer, en la 13 calle A y 2ª avenida de la zona 3. Era el cumpleaños número cuatro de su nieto. 

Cayendo la noche, Irma se dirigió a su casa, su hijo decidió acompañarla. Durante el trayecto, a la altura de la avenida Cementerio, en la zona 3 capitalina, fueron interceptados. Su hijo fue herido y ella fue secuestrada. Nadie volvió a saber sobre su paradero. 

Las notas de prensa alertaban sobre su desaparición y recordaban los atentados que había sufrido antes. Incluso la Cámara Guatemalteca de Prensa y otros grupos pedían el respeto a la libertad de expresión. 

Su caso fue el primero de un periodista en llegar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) hizo una investigación de lo sucedido a Irma en 1997 y logró un falló que reconocía la responsabilidad del Estado guatemalteco en la desaparición forzada de la periodista. 

La persecución del pasado es la del presente

42 años después de la desaparición de Irma Flaquer, los ataques a la prensa han venido en aumento en el país. Un informe internacional posiciona a Guatemala en el puesto 127 de 180 países con las peores condiciones para ejercer el periodismo. 

La Asociación de Periodistas de Guatemala (APG) lleva registro de 407 ataques a la prensa en tres años del gobierno de Alejandro Giammattei. El exilio ha sido otra opción ante la persecución que enfrentan los y las periodistas. 

Por estas razones el recuerdo de la vida y lucha de Irma Flaquer, sigue presente. 

0 Compartidos

omentario
  1. Una verdadera heroina Doña Irma Flaquer, su memoria perdurará para siempre!! valiente mujer digna de nuestro respeto y admiración QEPD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *