Alberto Sánchez Guzmán. Foto: Neida Solis

El exdiputado de Semilla que transó la ley contra la niñez trans por una ley de cine

Alberto Sánchez es el protagonista del cambio más radical en esta legislatura. Pasó de ser un diputado progresista de Semilla, a votar como aliado del oficialismo sin importar que se trate de leyes que criminalicen a las mujeres y a la comunidad LGBTIQ+ o de proyectos que estén bajo sospecha de corrupción.
0 Compartidos
0
0
0

Según recuerda el diputado Samuel Pérez, su ahora excompañero de bancada, llegó al partido Semilla como parte de los líderes estudiantiles que se unieron después de las protestas de 2015. Alberto Sánchez es licenciado en Filosofía y catedrático interino de la Facultad de Humanidades de la Universidad de San Carlos. 

La ruptura

La relación entre Sánchez y Semilla parecía andar bien hasta noviembre de 2021, cuando el diputado fue denunciado por acoso sexual. 

El partido Semilla contaba con un “Protocolo para la Prevención Atención y Sanción de casos de violencia y acoso sexual”, desde 2020. Sobre el proceso las y los miembros del partido prefieren no hablar por resguardo de la integridad de la persona que denunció. 

Sánchez asegura que fue una denuncia política y de la misma manera acusa a sus antiguos compañeros de criticar al gobierno solo por fines electorales. Parece olvidar que hay razones suficientes para ser crítico del gobierno del cuál ahora es aliado. 

Neida Solis (NS): ¿Por qué cambió radicalmente su postura y sus valores?

Alberto Sánchez (AS): Mi postura siempre ha sido negociar con el oficialismo, negociar con los partidos de derecha, negociar con todos los diputados, por muy señalados que sean, porque están en el Congreso. Si no negocia (en el buen sentido de la palabra) no va a hacer nada nunca.

Las diferencias con la bancada fueron porque su estrategia ha sido criticar al gobierno. Es una estrategia político-electoral. Cuando fui parte no significa que apoyé esa estrategia, sino que me desmarqué internamente; eso hizo que desde mediados de 2020 hasta finales de 2021, la jefatura de bancada ni siquiera impulsaba las leyes que presenté. Tenía que cabildear con otros jefes de bloque. 

NS: ¿Cuál fue el determinante para cortar lazos con el partido y la bancada Semilla?

AS: El hecho que me hizo considerarlos traidores fue la denuncia de acoso, porque fue un tema interno de bancada-partido, no hay una denuncia penal [El “acoso” no está tipificado como delito por lo tanto es imposible que hubiera una denuncia formal]. Es una denuncia espuria y política.

La información se filtró. Los diputados usurparon funciones y formaron un grupo encargado de darle seguimiento a la denuncia. Tenían que enviarlo al partido porque existe un protocolo pero el caso se envió a la comisión específica donde actualmente está. Para mí la denuncia era un tema personal.

Luego vino mi voto a favor de la alianza público-privado de la Autopista Escuintla-Puerto Quetzal. Ellos no estaban de acuerdo, pero yo sí creo en eso. Esas decisiones políticas son las que debe jugarse uno. Tajantemente digo que no me pagaron. Ese fue mi primer voto disidente.

Los votos cuestionados

Aunque el diputado afirma que siempre estuvo en desacuerdo con la bancada, no fue hasta que se hizo pública la denuncia por acoso que decidió votar de forma independiente. Lo hizo en al menos cuatro iniciativas cuestionadas:

  1. La privatización de la carretera de la Autopista Escuintla-Puerto Quetzal.
  2. El voto favorable al dictámen de la Ley Contra Trastornos de la Identidad de Género que estigmatiza a la niñez trans.
  3. El voto a favor de la Ley del Odio que criminaliza a las mujeres y discrimina a las personas LGBTIQ+
  4. La ampliación presupuestaria de Q3 mil millones para el Ministerio de Comunicaciones que serán destinados a obras sobrevaloradas. 

NS: ¿Por qué ha firmado iniciativas que violentan derechos humanos cómo la ley que estigmatiza a la niñez trans?

AS: En diciembre firmé varios dictámenes en la Comisión de Educación. En uno de esos estaba la Ley de Trastornos de Identidad de Género. Los firmé por procedimiento. Desde mi punto de vista si querés apoyo, vas a apoyar. El intercambio fue el dictamen favorable a la Ley de Cine.

[La iniciativa 5906, “Ley de Cine de Guatemala”, crea un fondo para fomentar la industria cinematográfica en Guatemala. Es una de las cuatro leyes promovidas por Sanchéz durante su legislatura.]

NS: ¿El objetivo entonces es apoyar las iniciativas del oficialismo para que las suyas avancen, sin importar el contenido? Usted votó a favor de la 5272, una ley que también elimina derechos a las mujeres, personas diversas y personal de salud, ¿eso no importa?  

AS: En la 5272 no creo, pero ese voto es parte de los acuerdos políticos. Para mí eso es ser pragmáticos. Claro, es complicado evaluar los resultados que se puedan tener. Era intuitivo que esa iniciativa iba a despertar mucha polarización.

Así es la democracia. Si alguien me tilda a mí de haber actuado mal por haber respetado un acuerdo político y que no me di cuenta lo que podía traer después,  lo que pasa es que ahí viene el olfato político que permite saber si la iniciativa va a tener vida o no.

La que sí apoyo es la iniciativa de ampliación presupuestaria del Ministerio de Comunicaciones. Quienes estamos en esta dinámica política sabemos todos los problemas estructurales y uno de esos problemas son las carreteras.

Uno de los temas que me ha llamado la atención son las carreteras. Yo me dediqué en los años anteriores a la educación y la cultura pero en diciembre que me independice dije: ‘debo agarrar temas diferentes’.

El futuro

Obviamente el diputado no buscará su reelección con Semilla pero tampoco se ha adherido a una nueva organización. Ahora que es parte de la alianza oficialista señala a la ciudadanía de no comprender a los diputados.

NS: ¿El diputado Alberto Sánchez seguirá votando con el oficialismo?

AS: Sí, definitivamente. Yo ya no me considero oposición. En efecto voy a seguir votando por iniciativas en las que creo, otras que son un acuerdo político y otras en las que me voy a desmarcar por lo mismo, porque no soy un súbdito.

Yo quiero hacer cosas y para hacerlas necesito el apoyo del oficialismo. Si quiero hacer pasar mis iniciativas tengo que apoyar las iniciativas de los diputados oficialistas.

NS: Algunos diputados oficialistas tienen vínculos de corrupción o cercanía con personas señaladas. ¿No importa las relaciones que puedan tener con estructuras criminales?

AS: Mi percepción cambió porque al momento de ser señalado me di cuenta que no hay figura más perfecta que un diputado. Es muy fácil que la opinión pública crea esa narrativa. He sido señalado de acoso [dice somatando el dedo en la mesa con fuerza], he sido señalado de recibir dinero, dos acusaciones ridículas que ahí están.

Los diputados están siendo acusados y lo único que los protege es la inmunidad. La ciudadanía después ni mira los resultados de las denuncias porque es show.

NS: ¿Sigue siendo progresista?

AS: En estas condiciones políticas ya no me considero progresista porque mi agenda progresista no caminaría, tengo que ser más pragmático. Si tengo que ser liberal clásico o liberal, lo voy a hacer.

NS: ¿Volverá a participar en las elecciones generales para el periodo 2024-2028?

AS: Sí, dependerá del partido y el espacio que se pueda obtener. Ahora uno ya entiende cómo funciona el tema de elecciones. Yo no aceptaría una casilla donde no existan posibilidades.

NS: ¿Si no sigue en la política que haría?

AS: Yo sería feliz en una librería vendiendo libros usados. Quizá me iría del país a trabajar en otros lugares donde sí aprecian el pensamiento filosófico.

0 Compartidos

omentarios
  1. Este es el más claro ejemplo de cómo los diputados y otros electos a cargos públicos NO REPRESENTAN a sus votantes y así seguirá mientras no exista la revocatoria de mandato y mecanismos que los obliguen a consultar para no emitir votos personales, sino en representación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *