Un carro funerario espera su turno para ingresar al Hospital Temporal Parque de la Industria.

Así es como la deficiente compra de medicinas agrava la agonía de pacientes con Covid19

El personal médico del Hospital Temporal Parque de la Industria a diario ve una agonía lenta y dolorosa en sus pacientes.
57 Compartidos
57
0
0

“Esto parece un hospital de guerra, en donde te cortan un brazo por no poder tratarlo”, dice un miembro del personal médico del Hospital Temporal Parque de la Industria, que pide no ser citado para evitar represalias.

Los médicos dicen que el Ministerio de Salud no garantiza suficientes medicinas e insumos para tratar a los pacientes de Covid19. Eso afecta especialmente a los pacientes que se encuentran en un estado crítico y significa que deben atravesar situaciones muy dolorosas y crueles.

Sin medicamentos y con sufrimientos

En los últimos meses han faltado guantes, papel para secarse las manos —vital para evitar la contaminación—, jeringas y otros insumos básicos. También dos medicamentos vitales para el tratamiento:

  1. Midazolam, un sedante que se debe aplicar a los pacientes intubados en estado avanzado de Covid. “Como no tenemos ese medicamento, los pacientes se despiertan con un tubo atravesado en la garganta y el reflejo vomitivo los hace dar arcadas que pueden lesionar los músculos respiratorios”, apunta una persona que trabaja en el hospital.

Debido a la escasez de Midazolam, los médicos suelen administrar Diazepam, un sustituto menos efectivo y que requiere acompañamiento de dosis mayores de analgésicos. Eso puede afectar los riñones e hígado de los pacientes.

  1. Norepinefrina, la cual contiene un compuesto llamado amina, que ayuda a regular la presión arterial en los pacientes sedados. Algunos pacientes dependen por completo de las aminas. Si no las reciben, la presión puede bajar y provocar que el paciente entre en shock. Luego sufren un paro cardíaco y es difícil que sobrevivan.

“Es inconcebible que en plena pandemia y en estado de emergencia no nos garanticen los medicamentos; muchas personas no estarían sufriendo cruelmente y otras no habrían muerto con tanto dolor si tuviéramos medicamentos”, dice un médico.

A inicios de julio, la ocupación del hospital estaba a tope: 193 pacientes en las dos salas de Covid19 y 46 en la unidad de cuidados intensivos.  

Parches para un problema mayor 

El problema de desabastecimiento es la norma en el sistema de salud pública y eso incluye al Hospital Temporal Parque de la Industria. 

Gran parte del problema, explica Karin Slowing, analista del Laboratorio de Datos, es la falta de planificación en la compra de medicinas:

“Llevamos más de un año y cuatro meses en pandemia, así que el Ministerio de Salud debería estar haciendo ahora las compras de medicamentos e insumos para el próximo año, como mínimo”, apunta la experta. 

Según Slowing, existen planes anuales de compras y muchas otras estrategias de planificación para el sistema de salud que no se están poniendo en marcha “y el problema es que eso significa que muchas personas morirán sin la atención básica.

Ejemplo de esta mala planificación es la adquisición de Midazolam, vamos a explicar por qué:

En febrero de este año el Ministerio compró 3,500 ampollas de dicha medicina por Q86,625. En esa ocasión Corporación Bayco, Sociedad Anónima vendió cada ampolla a Q24.75. 

Por la falta de planificación cuatro meses después tuvo que comprar 2,250 ampollas más de Midazolam, pero esta vez pagó Q87,727.50 En ese caso, Helios, Sociedad Anónima vendió cada ampolla a Q38.99.

Entre compra y compra el precio varió en Q14.

Como no existe planificación el Ministerio hace compras por menos de Q90 mil para poder adquirir más rápido los medicamentos. El problema es que al no hacer un concurso público, pierde la oportunidad de que las empresas farmacéuticas compitan entre sí por ofrecer precios bajos y termina comprando a proveedores que venden más caro.

“Si hubiera previsión, en febrero se habrían comprado ampollas de Midazolam para todo el año y a un precio bajo, pero prefirieron comprar en pequeñas cantidades y a precios altos. Así pierde el Estado, pierden los pacientes y solo ganan las empresas”, dice la fuente que trabaja con el personal médico.

Carlos Morales, comunicador del Ministerio de Salud, dice que la última entrega de Midazolam llegó el 1 de julio a manos de los médicos en el Hospital del Parque de la Industria. Pero esas ampollas solo alcanzaron para tres días de tratamientos en el hospital y ahora, de nuevo, está desabastecido.

Morales también aclara que “en el caso de la Norepinefrina, se realizan las gestiones correspondientes con hospitales de la red nacional, quienes apoyan a este centro en calidad de préstamo”.

El problema es que es el personal médico quien tiene que realizar las gestiones, en plena crisis, debido a la lentitud en los procesos de compra.

Actualmente Salud está en proceso de compra de 6 mil ampollas de Norepinefrina, pero el proceso administrativo sigue en marcha y puede tardar más días. Los pacientes con problemas de presión arterial están en riesgo.

Foto: Pia Flores

Menos planificación, más muertes

La Procuraduría de Derechos Humanos realizó una inspección en el Hospital Temporal Parque de la Industria el 25 de junio. En la visita determinó la falta de al menos nueve medicamentos, incluyendo Morfina, Succinilcolina, Vecuronio Bromuro y Fentanilo citrato.

La Defensoría de la Salud denunció que las autoridades del hospital intentaron impedir la inspección; las y los médicos confirman que el Ministerio de Salud intenta evitar que se conozca el desabastecimiento de medicinas.

Mientras la atención mediática está puesta en la falta de vacunas y las dudas sobre el proceso de compra de Sputnik V, la situación de los hospitales continúa empeorando.

57 Compartidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *