La cucurucha infiltrada

La pasión de Cristo, el hijo de Dios, el varón de Dolores. En algún momento de la historia de la Semana Santa en Guatemala se estableció como costumbre que, por ser Jesús un hombre, las conmemoraciones populares en torno a su martirio estarían destinadas en forma exclusiva a las personas de su mismo género, en tanto que las mujeres quedarían a cargo del culto y veneración de la Virgen María.

¿Existe mi otra mitad?

Es común escuchar cosas como: “desde el momento que lo conocí supe que eramos el uno para el otro”. El broche es la famosa canción de la mexicana, Fey: “tú mi complemento, mi media naranja. Yo te quiero sin cruzar palabra, si esto no es un sueño, eres mi otra mitad”.